enter
close
popitas-quantum-break

Quantum Break y otros videojuegos para viajar en el tiempo

Hoy hablaremos del tiempo. Pero no miremos al cielo y centrémonos en ese concepto tan abstracto. No hace mucho estuvimos de celebración gracias a Regreso al Futuro [LINK], pero hoy dejamos el cine un poco de lado para centrarnos en el mundillo de los videojuegos y, en este caso, celebrando un título que ya está en nuestras tiendas: Quantum Break.

Para el que no lo conozca, es una obra de Remedy, los padres de las primeras dos entregas de Max Payne y, posteriormente, de Alan Wake. Dos obras que mezclaban fenomenalmente la acción con una forma muy visual de contar una historia. Tras años de trabajo, han presentado su última propuesta que aterriza por partida doble: en forma de videojuego y como serie de actores reales.

La creación de una máquina para alterar el concepto del tiempo, se ha producido finalmente, pero las cosas no salen tan bien como se esperaba, lo que lleva a que la gran corporación Monarch, no solo quiera encontrarla, sino que tomará todas las medidas posibles para ello.

Shawn Ashmore (Bobby Drake en Xmen) pone la cara y algo más a Jack Joyce, un fugitivo que ha adquirido habilidades para usar el tiempo a su antojo. Tras el está Paul Serene, Aidan Gillen o Meñique para los amigos (y enemigos) y completan el casting el eterno Merry, Dominic Monaghan, como el hermano del protagonista y una de las mentes pensantes tras el gran proyecto, y Martin Hatch, cuyo papel recordará en cierta medida a su alter ego en Fringe.

El sistema episódico dentro del propio juego, más la suma de los propios capítulos rodados para completar la historia, nos da un producto redondo apto para tener unas amenas sesiones de Popitas entre acto y acto. Pero aunque quizás no es la primera vez que vemos un juego tan cinematográfico, hay que dar crédito a otros juegos anteriores cuya base estaba también en los viajes en el tiempo.

En Prince of Persia y las arenas del tiempo, podíamos repetir en innumerables ocasiones nuestras opciones para continuar en lo que se convertía en un rebobinado de la partida al gusto del jugador. En la joya independiente Braid, este concepto se repetía, pero jugando con él para configurarlo como si de un puzzle se tratase. Quizás alguno de vosotros recuerde el título Shadow of Memories, una de las primeras aventuras gráficas de PS2, donde teníamos que conocer quien fue nuestro asesino, permitiéndonos volver en repetidas ocasiones para poder atar los cabos que fueran necesarios.

La saga Assassin’s Creed, podría entrar en esta pequeña lista en la que no están todos los que son, pero si quizás algunos de los más relevantes. Siendo sinceros, todo lo vivido en la saga de Ubisoft son recreaciones históricas generadas por una máquina, por lo que se juega con los recuerdos más que con el propio tiempo.

Podríamos aprovechar los viajes en el tiempo para recuperar una obra que acaba de ser remasterizada, como es El Día del Tentáculo, donde el futuro, presente y pasado estaban interconectado a unas letrinas tuneadas. También, y para no alargarnos más de la cuenta, os recomendamos esa maravilla de Square Enix llamada Chrono Trigger, inédita en su día pero actualmente disponible incluso en Android e iOS.

Ahora sin más, abrimos la puerta del micro, metemos las Popitas y esperaremos a que pasen los segundos para poder disfrutar de ellas. ¡CLING!

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *