enter
close
popitas - van helsing

Van Helsing, otra serie más sobre vampiros… ¿o no?

Un mundo post-apocalíptico en el que salir a la calle es poco menos que una sentencia de muerte, un grupo de supervivientes dentro de un lugar difícil de proteger, una horda de enemigos dispuestos a acabar con ellos en cuanto pongan un pie fuera y, por supuesto, pocas provisiones. Seguramente pienses que ya has visto eso antes y seguramente tengas razón, pero son cosas que siempre funcionan y que en esta serie también lo hacen. Hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros de Van Helsing.

El nombre de la serie no engaña a nadie, todo el mundo conoce este apellido: el eterno enemigo del conde Drácula creado por el gran Bran Stoker hace más de un siglo. Así que está claro que en este apocalipsis nos enfrentamos a los vampiros. Una raza que se ha manifestado tras un accidente que ha contaminado la atmósfera. Durante varios años, la tierra lleva viviendo en una eterna noche en la que los vampiros se han convertido en la cima de la cadena alimentaria.

Justo, cuando todo parece perdido para la raza humana, da comienzo esta serie de ciencia ficción basada en una novela gráfica de igual nombre. Un grupo de supervivientes encerrados en un hospital en el que se encuentra una mujer en coma y que, en apariencia, puede ser la solución para el vampirismo. Hasta que un día despierta descubriendo que no solo es casi imposible de matar sino que además es una máquina de matar vampiros.

Como veis la serie no innova demasiado en cuanto al concepto principal y, de hecho, es una mezcla entre The Walking Dead y Blade. A eso le unimos que, tanto por las actuaciones como por los efectos especiales, tiene ese regustillo a serie B que hace que pienses en una cancelación inminente. Pero curiosamente la serie funciona y te engancha. De hecho, lleva ya dos temporadas y se ha convertido en ese placer culpable al que quieres abandonarte cada semana.

Como sucede con otras tantas de ciencia ficción, ésta es una serie producida en Canadá y que distribuye en todo el mundo Netflix. La protagonista es Kelly Overton como Vanessa Van Helsing, en el que es su primer papel al frente de una serie, aunque ha salido esporádicamente en algunos de los procedimentales más populares como CSY, Mentes Criminales True Blood, etc. El resto de los actores han participado también en numerosas series, provocando ese efecto que tanto nos pasa de “me suena su cara pero no sé de qué”.

Estos productos de bajo presupuestos y que no aspiran a convertirse en grandes producciones ganadoras de premios casi siempre cumplen, sin embardo, su función: darnos 50 minutos de aventuras, acción y ciencia ficción. Van Helsing lo consigue con creces, convirtiéndose en la serie perfecta para esos momentos en los que no sabes qué ver y a la que incluso te enganches en plan maratón, ya que sus cortas temporadas de 13 episodios ayudan a ello. Por eso, siempre debes tener a mano las Popitas, porque nunca sabes cuándo comenzará un maratón seriéfilo.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *