enter
close
Popitas - The Americans

The Americans, la serie de espías que tienes que ver

Corren los años ochenta, la guerra fría está en su momento culminante, un nuevo presidente militarista ha llegado a la Casa Blanca y la Unión Soviética, las luchas de poder y la falta de recursos convierten la situación en un polvorín altamente inflamable. En esos momentos se sitúa la extraordinaria serie protagonista hoy en nuestro blog: SALIMOS DEL MICROONDAS para hablar de The Americans.

The Americans comenzó hace ya cinco temporadas, casi sin hacer ruido. Era un proyecto pequeño, salido un poco a rebufo del éxito de Homeland con la que comparte temática y tipo de serie, pero con algo muy claro desde el principio: su apuesta por la calidad y el amor por el detalle. Y es que, aunque la serie transcurra en los años ochenta, no esperéis esa nostalgia de productos como Stranger Things o Super Ocho. Aquí los ochenta son sucios, casi sin esperanza, lleno de corrupción y con una gama de colores muy pálidos. Esos años nos dieron algunos de los mejores momentos del cine, pero también nos trajeron, muerte, guerras y demás.

En aquella América de suburbios, casas unifamiliares y trabajos anodinos viven los Jennings, una familia normal que posee una agencia de viajes y dos hijos adolescentes. Los típicos vecinos con los que celebrarías una barbacoa el 4 de julio, pero que tienen un pequeño secreto: ¡son agentes secretos del KGB! Asesinos despiadados, manipuladores profesionales entrenados para vivir perfectamente integrados en los Estados Unidos, tan buenos que ni sus hijos sospechan su verdadera identidad.

Con esta premisa y durante cinco temporadas hemos acompañado a estos dos agentes. Philip, el padre de familia, está interpretado por un gran Matthew Rhys, capaz de seducir a cualquier mujer u hombre, de asesinar sin dejar rastro ninguno y de infiltrarse en toda instalación militar; todo ello sin dejar de acudir a las reuniones de padres del instituto de su hija, ni de tomarse unas cervezas con el vecino mientras hablan de deportes. Keri Russell es Elizabeth, la perfecta ama de casa, altamente politizada y firme creyente en la causa soviética, experta en artes marciales y amatorias, capaz de todo por salvar a su país y a su familia. Estrictamente por ese orden.

Aunque todas las temporadas tienen un denominador común (su escurridiza huida del FBI sin dejar de realizar misiones secretas para el KGB y, al mismo tiempo, intentar que su vida familiar funcione correctamente) en cada una nuestros agentes preferidos se enfrentan a un secreto militar que debe ser descubierto: desde la famosa guerra de las galaxias hasta armas químicas, convirtiéndose en un muestrario de lo que eran las noticias internacionales de cualquier televisión de la época. Pero todo ello lo hace alejándose de un posicionamiento moral o ético. Aquí no hay ni buenos ni malos, sino gente que hace su trabajo para que ninguna de las dos potencias tenga que pulsar el botón nuclear. Todos tienen razón y, al mismo tiempo, todos son culpables del caos. Pero el hecho de ver la historia a trabes de los Jennings nos hace pillarles un cariño especial e, inconscientemente, queremos que se salven de cada una de las situaciones en las que se encuentran, aunque en ellas les hayas visto matar a sangre fría a un pobre inocente.

En conclusión, estamos ante una de esas pequeñas joyas que todo el mundo ha oído hablar, pero que no ha llegado a convertirse en un producto mediático. Tal vez por eso a las Popitas nos guste tanto y, por ello, os la recomendamos. Y es que… ¿qué mejor que un poco de guerra fría para combatir estos días de calor?

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *