enter
close
popitas - lucifer

Lucifer, un divertido ángel caído

Todos los años se estrenan series que, con la intención de convertirse en el próximo éxito que salve a una cadena televisiva (o simplemente cree una comunidad de seguidores), sea capaz de dar dividendos a la compañía más allá del estreno en la pequeña pantalla. Pero también cada año se estrenan productos ‘procedimentales’ para completar la parrilla, y esta serie es justamente una de ellas. Hoy Salimos del Microondas para hablaros de Lucifer.

En la actualidad acaba de finalizar la segunda temporada de esta adaptación de un comic de DC con un protagonista muy particular, ni más ni menos que el diablo. En esta historia Lucifer, harto de ser el guardián y rey del infierno, decide huir del mismo para darse unas pequeñas vacaciones en la ciudad de Los Ángeles. Allí decide montar un club nocturno en el que el deseo y la corrupción campa a sus anchas. Todo en la vida de nuestro protagonista es idílico hasta que un asesinato se cruza en su camino y, con él, una inspectora de homicidios inmune a su influencia. Esto hace que se sienta atraído hacia ella, lo que le lleva a ayudarla en este caso y, usando sus poderes, consigue transformarse en ayudante especial de la policía para resolver asesinatos y, sobre todo, para estar cerca de ella.

Como habréis visto, estamos ante una serie procedimental de libro, la típica en que cada semana vemos resolver un asesinato diferente uniendo las capacidades deductivas de la detective Chloe Decker con los poderes de persuasión de Lucifer. Una serie que nos recuerda, quizás en exceso, a la finalizada Castle. Y es que tiene con ella bastantes puntos en común. Una inspectora de Homicidios con un pasado como actriz (en Castle, era modelo) y un bobalicón con capacidades para resolver homicidios y, entre ambos, una extraña relación de amor-odio que todos sabemos como va a acabar… Todo ello adornado con un grupo de secundarios más que interesantes. Vamos, como Castle pero con poderes sobrenaturales.

Como hemos dicho, si los personajes protagonistas son interesantes, los secundarios son verdaderas joyitas. Empezando por el exmarido de la policía protagonista, con una historia detrás que hará de enlace entre episodio y episodio. Es el típico personaje que quieres odiar pero que sabes que, por algún motivo, tiene razones para sus acciones e incluso puedes llegar a compartirlas. Pero uno de los mejores personajes de la serie es sin duda el de la psiquiatra Linda Martin, la psicoanalista que elige Lucifer cuando empieza a darse cuenta de que comienza a tener sentimientos y empatía. La relación con su terapeuta es uno de los momentos más humorísticos de la serie ya que nuestro protagonista paga a su doctora utilizando sus artes amatorias. Para el final hemos querido dejar al antagonista sobrenatural de Lucifer: el Ángel Amenadiel, un enviado del cielo para volver a poner las cosas en su sitio y conseguir que el malo vuelva al infierno a cumplir con su cometido para toda la eternidad. Algo que Lucifer no está dispuesto a hacer ya que considera que su pecado hace tiempo que fue purgado.

Lucifer es una divertida serie sin ningún complejo ni pretensión. Quizás este sea su principal ventaja y también su mayor inconveniente, ya que precisamente el no esperarse nada de ella puede lastrar las historias dejándolas en un “malo de la semana”, pero también nos permite ver episodios sueltos sin tener la sensación de haberte perdido algo… Una vez más, como Castle.

Una serie ideal para ver acompañado, cómo no, de unas buenas Popitas.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *