enter
close
popitas - dia a dia

Día a día, una sitcom… diferente

Confesémoslo, en ocasiones no apetece enfrentarse a una serie dramática de esas en la que los personajes pasan por miles de vicisitudes. Hay días que lo único que queremos es sentarnos delante de la televisión y pasar 25 minutos de risas con el cerebro desconectado. Hoy salimos del microondas para hablaros de uno de estos productos: Día a Día (One Day at a Time).

Debemos reconocer que esta serie nos daba un miedo tremendo y, por ello, tardamos en empezar a verla. Y es que las Sitcom familiares a veces huelen a cerrado, a naftalina… vamos lo que viene siendo uno de aquellos productos de los noventa en que Steve Urkel era el rey de la tarde. Por esta razón, y aunque somos muy fans de madres forzosas, nos resistíamos a tragarnos sus episodios. Pero una noche de esas tontas en las que has acabado tu serie favorita (no aprendemos y seguimos con los atracones) no tienes nada nuevo que ver y te pones cualquier cosa para pasar el tiempo. Una noche de esas, lo que nos pusimos fue el primer episodio de Día a Día y nos llevamos una grata sorpresa.

La serie nos cuenta precisamente el día a día de una familia de cubanoamericanos y cómo es la convivencia de tres generaciones de latinos en una misma casa. A ello le unimos el personaje del administrador del edificio y que casi es un miembro más y los compañeros de trabajo de Penélope, la madre de esta particular familia.

Hasta aquí nada nuevo en el horizonte, un remake de una serie de los setenta, con sus típicos chistes y situaciones creadas a partir del choque cultural entre la América blanca y los latinos norteamericanos y las no menos típicas situaciones de lucha entre generaciones. Sin embargo, lo que podría ser algo que ya hemos visto mil veces se convierte en algo nuevo por la cantidad de temas transversales que se tocan y que, por momentos, convierten esta serie en una especie de drama con chistes.

Y es que se tratan temas como el estrés postraumático de Penélope (una exmilitar), sus problemas de depresión, la homosexualidad adolescente, la forma en que las clases medias han tenido que adaptarse a la crisis y, sobre todas las cosas, la posición de los latinos en los actuales Estados Unidos. Día a Día es una serie que desprende optimismo y buen rollo pero no prefabricado, sino del de verdad, porque el hecho de no presentar una familia casi perfecta sino completamente normal, nos hace identificarnos con ellos y, por supuesto, disfrutarla mucho más. Un consejo, si no os queréis perder nada, hay que verla en versión original. Casi no hace falta casi leer subtítulos ya que pasan del español a ingles en la misma frase cuarenta veces.

Y dejamos lo mejor para el final… la abuela es ni más ni menos que Rita Moreno, la genial actriz ganadora del Oscar por West Side Story, que está simplemente espectacular en todos los sentidos. Los mejores momentos de la serie se los lleva ella y, las cosas como son, nos demuestra que nuestros abuelos se enteran y toleran más cosas de las que todos nos creemos.

Vamos, que las Popitas os recomendamos esta serie, perfecta para ver en familia, porque pese a que es un producto muy “blanco”, hay mucho más bajo la superficie.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *