enter
close
Popitas - saliendo del microondas - sensible soccer

Sensible Soccer: Tardes de gloria y fútbol cenital

Hubo una época – antes que Fifa y Pro Evolution Soccer dominaran el mundo del futbol en formato jugable -, en que un título nos brindó tardes de gloria desde una perspectiva cenital y donde los jugadores parecían pequeños cabezones pegando patadas a una pelota que parecía más grande de lo normal. Por ello, hoy en SALIENDO DEL MICROONDAS, nos ponemos en plan retro, nos preparamos una bolsa de Popitas, y hablamos del Sensible Soccer.

Corría el año 1993 cuando, tras el sobrevalorado Kick Off, llegó a nuestras manos un nuevo juego de fútbol, entre arcade y simulador, que nos hizo olvidarnos de comer, beber y dormir para disfrutar de una idea tan simple y adictiva del deporte rey. Apareció para Amiga, PC, Sega Master System, Sega Megadrive, Sega Mega-CD, Nintendo Entertainment System y Super Nintendo Entertainment System. Su nombre era Sensible Soccer y sus padres Sensible Software.

La dinámica de este Sensible Soccer y sus posteriores entregas era sencilla y enormemente adictiva, ya que tras un aspecto gráfico bastante simple, perspectiva casi cenital y jugadores iguales, Sensible Soccer supo llenar el corazón futbolero de jugadores ansiosos de nuevas emociones. Desde el primer momento que nos poníamos manos a la obra, todo era sencillo y podíamos sentirnos los reyes. Ese era su secreto, ya que cuando nadie jugaba online, Sensible Soccer sabía darnos inolvidables tardes de fútbol, tanto solos como acompañados.

Sensible Soccer no contaba con las licencias, ni de equipos, ni de jugadores ni de competiciones, pero sabían cómo jugar al engaño, cuando queríamos jugar con el Ajax, aquí lo hacíamos con el Amsterdand, y en vez de manejar a Guardiola lo hacíamos con Gyardiola. Daba igual, porque podíamos cambiar el nombre de todos los jugadores. Además, en sus posteriores entregas, contábamos con todas las ligas y equipos nacionales, con ligeros cambios, que uno se pueda imaginar, dándonos la posibilidad de fichar a jugadores y poder cambiar de aires en un momento determinado. ¡Incluso hubo un equipo de estrellas de rock ya fallecidas!

En un tiempo donde no teníamos tan claro que cada año íbamos a tener una nueva entrega del título, Sensible Soccer se hacía eterno e infinito. En aquel momento nos parecía una mera tontería que la estrella del momento estuviera en uno u otro equipo, porque nosotros podíamos colocarlo donde quisiéramos y la diversión seguía siendo la misma.

Sensible Soccer nos demostró que no hace faltas gráficos maravillosos ni complicaciones para hacernos disfrutar de lo lindo, no siempre lo más caro y opulento es lo mejor.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *