enter
close
Popitas - saliendo del microondas - rugby

Sí, nos gusta el rugby

Las Popitas somos muy de deportes. Nos encanta ver un buen clásico futbolero o la final del Europeo de baloncesto con la España triunfal de Gasol, siempre con un buen paquete de POPITAS. Pero también nos encanta lo que muchos definen como “un deporte de bestias jugado por señores”. Hoy celebramos que el rugby vuelve a casa en la edición mundialista que se inauguró hace unos días. God Save the Rugby!

Reino Unido no solo es la cuna del deporte rey, sino también origen de un deporte que todos conocen pero que muy pocos entienden. El rugby nació en la ciudad de Rugby (Inglaterra), de la mano de un estudiante llamado William Webb Ellis en 1823. En principio surgió como un acto de desobediencia hacia las reglas del fútbol: básicamente se podía tocar la pelota con las manos para llevarla a la portería rival y hacer un gol. Esta es la razón de que durante los primeros años no existieran los ensayos como tales, y todo se reducía a tratar de introducir el balón por aquellos tres palos para puntuar. Más adelante se introdujo la posibilidad de puntuar bajo palos llevando el balón hasta la zona de marca.

Los grandes dominadores del rugby a nivel mundial son los participantes en las dos competiciones más importantes de selecciones: 6 Naciones (Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda, Francia y, posteriormente, Italia) y el Rugby Championship, conocido anteriormente como 4 naciones (Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Argentina). Se puede decir que estas son las grandes dominadoras del mundo del rugby. Todos los demás países han mezclado contratos profesionales y amateurs. Actualmente hay un segundo nivel de selecciones que se están acercando rápidamente al nivele de la élite: Samoa, Fiji, Tonga o Japón, y pronto darán muchas buenas noticias a sus aficionados (y alguna sorpresa, como en este mismo mundial).

Para todos aquellos que nos gusta el rugby, hay que decir que un mundial va mucho más allá de los propios partidos. El torneo suele durar más de un mes, y las diferentes aficiones viven el día a día juntas disfrutando no sólo de sus selecciones, sino de las rivales, entre fiesta y fiesta. Bien conocidos son los terceros tiempos después de los partidos, bárbaras fiestas donde tras pegarse de lo lindo, los jugadores de ambos equipos comen y beben como amigos.

Ver un partido de rugby es lo más sano que os recomendamos. A diferencia del fútbol, aquí todos son amigos, nadie protesta una decisión de un árbitro, nadie silba al contrario y todo tiene un ambiente de fiesta sin que haya una mala palabra. Aunque no por ello es menos competitivo, al contrario. Os podemos asegurar que hay muchas veces donde se suelta más de un puñetazo, pero todo se queda en el terreno de juego y siempre con las disculpas por delante.

Siempre dedicamos informaciones a los deportes más multitudinarios pero hay que recordar que el rugby es de los más antiguos del viejo continente y primer deporte en muchos países donde se considera tradición. ¡Una oportunidad con un buen paquete de POPITAS habría que darle! Y es que el rugby es mucho más que la haka de los integrantes de Nueva Zelanda…

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *