enter
close
spiderman-homecoming-popitas

Ya hemos visto Spiderman Homecoming y…

No podéis ni imaginar las ganas que teníamos las Popitas de ver esta película… Y es que nuestro amigo y vecino Spiderman es una de nuestras muchas debilidades. Por eso, hace unos días, nos pusimos nuestras mejores galas y nos fuimos a ver la nueva cinta del universo cinemático de Marvel. Así que hoy, por fin, SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros de Spiderman Homecoming (tranquilos, lo haremos sin spoilers).

Por tercera vez en menos de 20 años se reiniciaba una saga del superhéroe de Marvel por excelencia. Spiderman siempre ha sido el favorito de muchos, probablemente porque es un adolescente normal y corriente que se hace querer a los cinco minutos de conocerle y porque ir por la ciudad colgado de telas de araña tiene que molar mucho. Primero fue Sam Raimi quien dirigió aquella serie de películas con Tobey Maguire de protagonista que fueron un pelotazo en taquilla y que, tras una tercera cinta tirando a regulera (por no decir mala con ganas), nos dejaba un poco huérfanos a todos, abandonando el proyecto de la cuarta película. Unos años más tarde era Marc Webb quien volvía a iniciar otra trilogía que se quedó en dos películas. Y es que, si bien Andrew Garfield fue muy bien tratado por la crítica especializada, la gente no recibió a Amazing Spiderman como el estudio esperaba, así que tras la horrible y fracasada en taquilla El poder de Electro, Sony daba por finalizado el proyecto.

Y justo aquí es cuando llegan Disney y Marvel ofreciendo a Sony “una oportunidad que no podía rechazar”: compartir Spiderman con su universo cinematográfico. La idea era introducir a Spiderman en Civil War y, sobre todo en las nuevas películas de Los Vengadores. A cambio, Sony tendría unas películas del arácnido dentro de un universo ya consolidado y en las que lo único que tenía que hacer era poner parte de la pasta. El poder creativo y todo lo demás quedaba en manos de Marvel, así que su primera decisión fue rejuvenecer de verdad al personaje, poniendo su interpretación en manos de un chaval de 18 años llamado Tom Holland.

Así llegamos hasta Spiderman Homecoming, la primera película en solitario de este nuevo Spiderman que está arrasando en taquillas de todo el mundo, pero que una vez más ha dividido al público entre los que están entusiasmados con el personaje y con la interpretación de Holland, y los que piensan que éste no es el Spiderman de los cómics. Y las cosas como son, las Popitas queremos venir a poner paz porque, amigos y amigas… ¡ambos tenéis razón!

Holland está espectacular en una divertida película de aventuras que no engaña a nadie y que hace que pases las más de dos horas de duración pegado a la butaca y con una sonrisa permanente en la cara. Una historia divertida que aprovecha lo ya vivido en el Universo Marvel con un malvado chatarrero cósmico de la batalla de Nueva York, genialmente interpretado por Michael Keaton, con unos efectos especiales muy logrados y un divertido y cómico guión. Pero si esperáis al Spiderman de los cómics, no lo encontrareis. El personaje ha sido creado para este universo, con una Tía May muy joven (pero claro, es que el chaval tiene 14, y una tía de 80 como que no le pega). Sigue siendo un geek, pero en este momento los geeks no son los repudiados del instituto, ahora son los que están de moda y son gente “cool”. Y claro, aunque sigue siendo bastante pardillo, no es un cero a la izquierda en el ‘insti’. Sus compañeros de clase actúan como adolescentes y lo que es mejor… parecen adolescentes, no señores mayores con skate.

En conclusión… ¿estamos ante la mejor película de Spiderman? Pues para gustos colores (como las Popitas dulces), pero lo que sí podemos asegurarte es que estamos ante una cinta que no te defraudará si eres un gran seguidor del universo Marvel, tanto en cine como en televisión… y eso ya es mucho.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *