enter
close
popitas-batman

Un repaso a todos los Batman de la pantalla

En los cines de todo el país ya podemos disfrutar de la unión de superpoderosos más increíble jamás vista, con permiso de los Vengadores. Y es que Liga de la Justicia era una de las películas más esperadas del año, por muchos motivos. Desde la oportunidad de volver a ver a la sorprendente Wonder Woman hasta descubrir los nuevos integrantes del universo Warner / DC. Pero hoy vamos a hablar únicamente de un personaje que nos encanta… hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros del Batman cinematográfico.

Hasta que vimos a Affleck, el Batman preferido para casi todo el mundo era el que protagonizó la trilogía dirigida por Christopher Nolan. Sin embargo, antes de llegar a estas encarnaciones tan oscuras y realistas, el personaje ha pasado por las manos de multitud de actores que le dieron un toque personal al personaje.

Comenzaremos nuestro repaso por el Batman de Adam West, un icono indiscutible de la cultura pop. Desde el traje morado de licra hasta las peleas de vodevil llenas de onomatopeyas, sin olvidar la genial música. Y es que si alguien canta “nana nana nananana…” es imposible no contestar ¡BATMAN!, a voz en cuello. Para no olvidar jamás quedará el bat-repelente de tiburones.

Y llegaron los ochenta con Michael Keaton, el caballero oscuro de Tim Burton. Y es que este Batman, aunque consiguiera convertirse en la película del año, no vino con una flor desde el primer minuto. Precisamente la elección del actor trajo mucha controversia en el mundo fandom. Keaton era un hombre delgado, no muy alto, y durante los ochenta había sido el prototipo del americano medio. Por eso, que lo eligieran para meterse en el traje de goma negra no fue demasiado bien acogido. ¿Os imagináis lo que se hubiera liado en Twitter? Dos películas protagonizó el actor y para el recuerdo quedarán esos giros debidos a la incapacidad de girar el cuello y la anécdota en la que no le dejaron quitarse el traje pese a tener una necesidad fisiológica, así que decidió hacérselo encima.

Hubo un tiempo en el que Val Kilmer era una estrella y un galán del cine. Eran los 90. Y los noventa fueron muy duros, sobre todo para Batman, que cayó en manos de Joel Schumacher y su visión colorista del personaje. Aunque ahora todo el mundo reniegue de ella, Batman Forever fue un pelotazo de taquilla descomunal. Se vendieron muñequitos como para llenar tres tiendas y además salía Jim Carrey, que en aquella época era el cómico preferido del mundo. Sólo duró una película en la que, de paso, nos metieron a Robin. No lo hizo mal del todo como Batman, pero su Bruce Wayne rozaba el ridículo.

El remate fue George Clooney en esa joyita incomprendida llamada Batman y Robin. Bueno, quien dice joya dice rollo infumable, lleno de despropósitos y un Batman… ¡con pezones! ¿Quién fue el genio que decidió que ponerle pezones al traje era buena idea? Seguramente estará en su casa arrepintiéndose, como ya hizo el director de la cinta.

Y llegamos al Batman de Nolan. NO, no decimos el Batman de Christian Bale, sino de Nolan, porque tanto la trilogía como el personaje están hechos a medida del director. Bale crea un caballero oscuro más cercano al cómic de Frank Miller que a las películas estrenadas con anterioridad. Y les salió de lujo, ya que la trilogía fue un éxito tanto de público como de crítica.

Y llegamos a batffleck el Batman del universo DC interpretado por Ben Affleck. Un personaje que le robó su película a Superman y que parece que tendrá un gran papel en lo que está por venir. El mayor acierto es traernos a un Bruce Wayne mayor, con achaques, pero capaz de darte un guantazo y ponerte en órbita. De momento, a las Popitas nos gusta, pero habrá que ver cómo evoluciona el personaje.

Y hasta aquí este repaso a los Batman de carne y hueso. Ahora toca coger tus Popitas y lanzarte al cine más cercano a ver La Liga de la Justicia.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *