enter
close
Popitas - saliendo del microondas - arca perdida

Pelis molonas que hubieran merecido el Oscar a mejor film

Nos encontramos inmersos ya en plena temporada de premios cinematográficos, un momento cinéfilo tan deseado como absorbente que nos pone frenéticos incluso a los más curtidos. Con ese ir y venir de noticias, y tantas películas que ver, intentando calibrar el posible éxito de unas y otras, todas las miradas están ya inevitablemente puestas en el grande de los grandes entre los premios, con fecha señalada para la madrugada del 22 al 23 de febrero.

Los Oscar son caprichosos, históricamente muy serios, pero también es cierto que, a veces, se les cuela alguna morcilla digna de estudio, de esas que nos hacen exclamar un “¿En serio?, ¿cómo narices han nominado esa película?”, y no es porque no lo merezca, es sencillamente que no estamos acostumbrados a que un film que goza del favor del público, pueda imponerse a otro de mayor capacidad académica. Por eso hoy en SALIENDO DEL MICROONDAS hablaremos de películas de las que nos molan y que se hubieran merecido un Oscar.

Esas cintas no ganan, pero a veces se quedan compitiendo muy cerca de la meta. De hecho, ese primer Blockbuster de Steven Spielberg llamado Tiburón”, ya optaba a la estatuilla a la mejor película en 1975, y no es que tuviera muchas opciones frente a “El nido del cuco” de Miloš Forman – a la postre ganadora -, pero al menos pudo consolarse con los premios a mejor Montaje, Banda Sonora y Sonido.

Muy diferente fue el palo que se produjo apenas dos años después, cuando “Star Wars” jugaba como favorita en la ceremonia del ’77, y “Annie Hall” del maestro Woody Allen la dejaba sin los principales galardones. Una afrenta que muchos aún no han perdonado al genio neoyorkino, que ni tan siquiera se dignó a aparecer en la gala para recoger los frutos de su triunfo. De nuevo, los apartados técnicos – BSO, Montaje, Vestuario, Dirección Artística, Sonido y F/X – funcionaban como consuelo al film de George Lucas.

Más imperdonable resulta que, en 1981, esa obra maestra que es “En Busca del Arca Perdida” se quedara sin triunfo por la injerencia de “Carros de Fuego”. Que sí, que vale, que la cinta británica está bien, pero no a la altura del film de Spielberg, una de las catedrales del cine de aventuras mejor construidas. Imposible no exclamar contra esa maldita seriedad, ¿¡es o no para dar de latigazos – con el de Indy si puede ser – a las vetustas momias que forman mayoría entre los académicos con derecho a voto!? El consuelo nuevamente, en los galardones técnicos (Montaje, Dirección Artística, Sonido, Efectos de Sonido y F/X ).

Saltamos así de golpe, y para no extendernos en demasía, a la época actual. Le pese a quien le pese, el triunfo demoledor de “El Señor de Los Anillos El Retorno del Rey” en 2003, venía a reparar en parte ese daño histórico sobre este tipo de obras, y nada menos que con un pleno de 11 estatuillas sobre el mismo número de nominaciones, que incluía los de mejor película y director, todo un récord.

El aperturismo que se produce en 2009, y que permite que la candidatura a mejor film del año recoja hasta diez títulos nominados, ha permitido seguir dando vida a la realidad de las películas rarunas, y sin ir más lejos, ahí mismo competían obras tan estimulantes como “Malditos Bastardos” del maestro Tarantino, o “Distrito 9” de Neil Blomkamp, muy preferibles a la vencedora, “En Tierra Hostil”, o a la otra posible favorita, “Avatar”, ejemplo a su vez de máxima popularidad.

Para terminar, podemos concluir que este tipo de cine intrépido goza de buena salud, y eso, mientras algunos esperan el triunfo de “El Gran Hotel Budapest”, de ese perro verde llamado Wes Anderson, que desde luego, si consiguiera hacer sonar la flauta a su favor, sería digno de estruendosa exclamación, y porque no, también motivo para la carcajada nerviosa, de esas que recuerdan que “sarna con gusto, no pica”.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *