enter
close
popitas - dunkerque

Ya hemos visto Dunkerque y…

Cada vez que el director Christopher Nolan lanza una nueva película, el mundo del cine se paraliza esperando a ver qué tiene que ofrecernos el director británico. En esta ocasión nos enfrentamos a su primera cinta bélica y, claro, las Popitas no podíamos dejar escapar la ocasión de ir al cine a verla. Por eso hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros de Dunkerque (tranquilos, sin hacer Spoilers).

Vamos a empezar siendo sinceras: las cosas como son, si esperáis un ‘Salvar al Soldado Ryan’, estáis equivocados. Aquí estamos también ante una película de guerra, pero la historia que nos cuenta es la de una retirada en la que intervino cualquier cosa que flotara y estuviera a mano en el sur de Inglaterra. Desde barcos de guerra hasta yates de recreo, pasando por toda la flota pesquera. Lo que fuera necesario para sacar de las playas belgas a más de 300.000 soldados del ejército expedicionario británico y francés. Así que poca acción veremos en la misma, aunque no os preocupéis, no la echaréis en falta, puesto que lo que hace que no te despegues del asiento durante menos de dos horas de cinta (algo raro en Nolan), es la agonía por sobrevivir de todos los personajes protagonistas, sin olvidar una genial batalla aérea y el acto de heroísmo de los tripulantes de una de esas pequeñas embarcaciones.

Nolan es un director que levanta pasiones: están los que le odian por sus aires de grandeza -que los tiene- y, de hecho, hace menos de dos semanas se ganó un montón de enemigos con sus declaraciones diciendo que si las películas no se estrenaban en salas no era cine, en referencia a las plataformas online. Pero también hay miles de personas en todo el mundo, que le idolatran, porque nos guste su persona o no, Nolan es una de las mejores mentes cinematográficas de la actualidad. Y en Dunkerque ha vuelto a hacer una gran película que, sin embargo, no gustará a todo el mundo, por varios motivos…

En primer lugar, es casi muda. Los diálogos se pueden contar con los dedos de una mano. De hecho, hasta que escuchamos la primera palabra pasa bastante rato, aunque como os hemos dicho antes, no la echamos en falta lo más mínimo porque la fuerza visual de la imagen y la fotografía cuenta perfectamente la historia. Por otro lado, el ritmo de la cinta engaña, ya que si bien la tensión se mantiene en todo momento, las imágenes que nos cuentan esa tensión son bastante pausadas, lo que da una sensación de irrealidad sobre algo que, curiosamente, fue un hecho real. Y por último, casi todas las escenas de acción son precisamente las que vemos en el trailer, así que la gente que se mete en el cine sin saber a qué va, fiándose de lo que vio en el adelanto, se llevará una decepción.

¿Significa esto que no nos ha gustado? Para nada, las Popitas aun estamos con la boca abierta de la maravilla técnica y visual que hemos visto, perfectamente acompañada, como es habitual en su cine, de una banda sonora de Zimmer perfectamente encajada con las escenas y de una belleza incuestionable. Nos encanta no solo la historia en la que todo el mundo quiere sobrevivir pesa lo que pase, sino también el heroísmo del que quiere ayudar a sus compatriotas y el sacrificio de la RAF durante aquellos primeros años de guerra. Tres frentes perfectamente delimitados desde el principio de la cinta y que Nolan mezcla sin continuidad temporal de manera magistral.

En definitiva, una buena elección para visitar los cines antes de que llegue nuestro amigo y vecino… Spiderman.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *