enter
close

Curiosidades y cameos en Los Últimos Jedi

Cuando ya han pasado unas semanas del estreno en grandes pantallas de Los Últimos Jedi, las Popitas hemos pensado que es buen momento para hacer una de esas entradas que tanto nos gustan. Hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros de curiosidades que hemos encontrado en la nueva película de Star Wars.

Como en casi todos los productos de Star Wars, el director ha incluido pequeños guiños al buen fan, así como cameos interesantes y curiosidades para que pases un segundo o tercer visionado buscándolos en pantalla. Como sabemos que eso puede resultar un tanto lioso, ya lo hemos hecho por vosotros. Aunque, las cosas como son, algunos han costado, y hemos tenido que recurrir a algunos medios o escuchárselos a los miembros del rodaje… Pero el primero no, ¡el primero lo vimos nosotras! Entre las pertenencias de Luke podemos ver claramente la brújula estelar del emperador Palpatine… Vale, eso no sale en ninguna película, sino en el último juego Battlefront, así que ya sabemos que es canon.

Y ahora hablemos de cameos, porque la cinta está llena de ellos. Mires por donde mires encuentras caras conocidas… y perros. Sí, perros, porque uno de los cameos más comentados es el del perro de Carrie Fisher, que estuvo todo el tiempo en el rodaje y al que pusieron unas orejas largas para convertirlo en animal de compañía en el casino. Pero no es el único cameo relacionado con Star Wars porque Gareth Edwards, director de Rogue One, aparece en la cinta vestido de soldado de la resistencia, así como los tres hijos de Mark Hamill -Nathan, Chelsea y Griffin- que también salen en el planeta Craft.

Otros cameos que al final se quedaron en la sala de montaje fueron los de Tom Hardy, Gary Barlow y los miembros de la casa real británica, los príncipes William y Harry, que tenían su momento como stormtroopers junto a Finn, pero la escena no salió en el montaje final. Uno que sí apareció fue Joseph Gordon Levitt, aunque solo a medias, ya que pone la voz al personaje llamado Slowen (por cierto, su nombre viene de una canción de los Beastie Boys).

Pero lo que tenemos a puñados en Los Últimos Jedi, son homenajes a las demás cintas de la saga, como por ejemplo la leche verde que bebe Luke en el planeta ordeñada directamente de aquel ser, que nos recuerda y mucho a la leche azul de Bantha que se bebía en Tatooine en el Episodio IV. Otro objeto que vuelve son los dados con los que Han ganó el Halcon Milenario, que también aparecían en la primera película y que son dados de Sabaac, un juego de cartas en este universo.

Es sin embargo en todo lo relacionado con Luke donde vemos más homenajes. Por ejemplo, la frase “La fuerza no es solo levantar piedras” es una clara referencia a su propio entrenamiento en Dagobah, así como la vuelta de Frank Oz para dar vida de nuevo a Yoda. O incluso la lucha en el salón del trono del líder supremo, que se parece muy mucho a la escena del trono en El retorno del Jedi.

Pero son los dos soles el huevo de pascua con mayor valor simbólico… Los soles gemelos son parte importante de la saga, tanto por la referencia de la profecía que anunciaba que serían dos soles gemelos los que acabarían con el imperio (Luke y Leia), como por los que se alzan y se ponen en Tatooine.

Y estas son solo algunas de las curiosidades que encontramos en esta cinta que ha puesto un punto y seguido en todo el universo de Star Wars. ¡Ya estamos esperando más!

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *