enter
close
cuenta-conmigo-popitas

10 cosas sobre Cuenta Conmigo que (quizás) no sabías…

Este mes de agosto se han cumplido 31 años del estreno de un clásico del cine juvenil y de los ochenta. Una película que nos descubría a un grupo de jóvenes y geniales actores y que nos llevaba de aventuras por los parajes indómitos de Oregón, allá por los años cincuenta. Por eso hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros de curiosidades que quizás no sabías de Cuenta Conmigo.

– El director de esta pequeña maravilla fue Rob Reiner, que con está cinta se convertía en uno de los mejores adaptadores de la obra de Stephen King. Y es que lo que mucha gente no sabe es que Cuenta Conmigo está basada en su relato corto The Body.

– Esta pequeña película costó solo ocho millones de dólares y consiguió recaudar la friolera de 53 millones en todo el mundo solo en cines, convirtiéndose después en un clásico de videoclub.

– El éxito fue tan importante en la vida de Rob Reiner que poco tiempo después le cambiaba el nombre a su productora y la llamaba como el pueblo en el que ocurría la historia: Castle Rock.

– Los actores de la serie de Netflix, Strangers Things, hicieron sus pruebas para los personajes con extractos del guión de Cuenta Conmigo.

– Para que las actuaciones de los niños como pandilla fueran más creíbles, una semana antes de empezar el rodaje el director les dio una sola indicación a los chicos: tenéis que pasar toda la semana jugando juntos.

– El protagonista de la película, interpretado por Will Wheaton (sí, el de Star Trek y Big Bang Theory) se llama Gordie… menos en España, que como somos como somos, le cambiamos el nombre por Cornie para que no confundirlo con el Gordi de los Goonies, ni con el personaje que interpretaba Jerry O´Connell, que estaba más gordito.

– Corey Feldman se obsesionó con el sonido característico de su risa, ya que quería que se pareciera lo máximo posible a lo que describía King. Al final lo consiguió.

– La famosa anécdota de la galleta “aliñada”… Al parecer Kiefer Sutherland acudió a una feria de un pueblo próximo y compró unas galletas con un ingrediente secreto digamos que… ilegal. El pobre Jerry O´Connell la encontró a la mañana siguiente y se la comió. Cuenta la leyenda que su día de trabajo no fue del todo productivo.

– Los cigarros que fuman los niños no eran reales, se trataba de atrezzo realizado con hojas de repollos.

– Uno de los muchos motivos del éxito de la película fue su genial banda sonora, repleta de títulos clásicos de los cincuenta como el que da nombre a la cinta: Stand By Me.

Seguro que estas curiosidades os harán ver la película de otra forma la próxima vez, una historia muy personal de Stephen King en que se relatan algunas de sus experiencias infantiles y sus fobias, como por ejemplo su miedo a los trenes. Una película perfecta para ver en verano con unas Popitas. 😉

Articulos Relacionados

one comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *