enter
close
liga-de-la-justicia-popitas

Ya hemos visto La Liga de la Justicia y…

Una vez más las Popitas nos hemos ido al cine y es que la ocasión lo merecía… la película que muchos fans esperaban desde hacía años por fin se estrenaba y allí estábamos nosotras, siempre junto al mejor cine, dispuestas a pasar dos horas de diversión en compañía de nuestros con superhéroes favoritos. Por eso hoy SALIMOS DEL MICROONDAS para hablaros (sin spoilers) de la Liga de la Justicia.

El universo cinematográfico compartido de Warner y DC llegaba a su momento culmen. Tras cuatro películas, llegaba a la gran pantalla la reunión de superhéroes más grande de todos los tiempos. En La Liga de la Justicia vemos juntos al Batman de Ben Affleck, Wonder Woman, Superman, y los nuevos personajes: Aquaman -al que da vida Jason Momoa-, Erza Miller -que interpreta a Flash- y, por último, a Ciborg -interpretado por Ray Fisher-.

Tras el pelotazo de público y crítica que fue Wonder Woman, estábamos expectantes ante lo que nos íbamos a encontrar, si las aventuras y diversión que nos trajo la película en solitario de la princesa Diana, o bien lo que vimos en Man of Steel, de corte más introspectivo. El resultado final es un poco de todo. Porque solo hay una cosa que tenemos clara cuando nos metemos a ver una película de DC… Como diría Forrest Gump, no sabemos lo que nos vamos a encontrar.

Y es que la película ha tenido multitud de problemas de producción que llevaron incluso al cambio de director por problemas personales, al rodaje de escenas adicionales (las malas lenguas dicen que mas de una hora), el recorte de mucho de lo ya grabado, etc. Y claro, esto se nota en el resultado final. El caso es que La Liga de la Justicia podría haber salido muy mal por todas estas razones pero, sin embargo, estamos ante una película tremendamente entretenida.

Esta película es la definición perfecta de “cine de palomitas” ya que desde el primer minuto el ritmo no decae, puro rockandroll ininterrumpido. Vale que la historia no es nada del otro mundo y que el guión tiene más agujeros que un queso de gruyere (si es que tiene guión), pero qué más da. Lo que queríamos era ver a los héroes dando mamporros a los malos y salvando la situación. ¿Qué importa si el villano tiene menos carisma que Mr. Bean o que esté hecho con un CGI digno de un juego de PlayStation 2? Aquí nadie ha venido a verle a él, sino a los héroes actuando como un equipo. Y eso, las cosas como son, lo vemos y a base de bien.

Pero que nos haya gustado y lo hayamos pasado pipa en el cine no quiere decir que no veamos los fallos que tiene la Liga de la Justicia, que los tiene y grandes. Empecemos por los cromas: ¡que alguien le quite la pintura verde a Zack Snyder de una vez! La película esta llena de cromas, algo que se le supone a una cinta de efectos especiales, pero que aquí cantan por soleares y, lo más importante, suelen ser innecesarios. Nos dolió mucho uno en el que veíamos a Wonder Woman delante de un cielo azul hecho con croma… ¿De verdad no podían haberlo grabado en la calle? Y no íbamos a hablar de ello, pero al final no nos hemos podido resistir… Lo sentimos, pero el borrado digital del bigote de Superman se nota mucho. Es como los tirantes invisibles de los sujetadores, que se ven más que los normales. La cara de Henry Cavill daba mucha cosita y eso que por fin hemos podido intuir el Superman que nos gusta a todos, ese héroe que da esperanza a la humanidad. Por cierto, muy cogido por los pelos lo de cómo vuelve Superman al mundo pero, insistimos… ¿a quién le importa?

Así que, amigos y amigas, si de verdad queréis pasar dos horas y media que transcurren en un suspiro viendo un episodio de Power Rangers dopado con Superman, Batman, Wonder Woman y los demás (que también salen pero menos), no dudéis en coger unas Popitas y dirigiros al cine más cercano a ver La Liga de la Justicia.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *